¿Se lo dices tú o yo?

images-1

Franz Joseph Haydn pasó las partituras a Johann Sebastian Bach.

-Es… tremenda.

-Sí, contestó Bach. Parecía imposible que llegara aún más lejos, pero lo ha hecho, respiró hondo. Podríamos intentar colarlo y….

-Pero no puede ser. Las normas son las que son. Sin favoritismos, contestó Haydn. ¿Se lo dices tú o yo?

-Mejor entre los dos, concluyó Bach. Hacedle pasar.

A través de la neblina se perfiló la figura de Beethoven.

Bach carraspeó dando suaves golpecitos sobre las partituras.

-Herr Beethoven, su décima sinfonía es maravillosa, nunca…

-Lo sé, cortó Beethoven. ¿Cuándo podré interpretarla? Quiero elegir a los músicos y por supuesto quiero…

-Bien… -dijo Haydn. Es que resulta que hay… cola… Lo entenderá usted perfectamente… gran número de… Glück y su nueva ópera…Vivaldi y su cuadragésima colección de conciertos para violín…Telemann, Palestrina (que es muy querido aquí), Couperin, Scarlatti, Lully,…

-¡¿Cuándo?!

-Tenemos a Mozart y sus sinfonías de la cuarenta y dos a la cincuenta, continuó Bach.

-¡El demonio se os lleve! -rugió Beethoven-. ¡Como se os ocurra programar por delante una opera cómica italiana, yo no sé lo que hago! ¿Cuándo?

–Eeh… quince… años… murmuró Bach.

-¡¿Cómo?!

Beethoven  se acercó a la mesa plantando los puños como dos martillos y los otros se echaron hacia atrás en un gesto instintivo.

-Las normas…vienen de arriba, ya lo sabe.

Haydn señaló con un largo índice la luminosidad etérea que había sobre sus cabezas.

-Bueno, bueno, cálmese, amigo mío. Piense que al fin y al cabo tenemos una eternidad por delante, dijo Bach en tono apaciguador.

Beethoven agarró bruscamente las partituras y se dio media vuelta levantando un puño.

-¡¿Y esto es el cielo?! ¡No puede haber infierno peor!

 

Eduardo Martínez Abarca

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Categories: Cuentos, Eduardo Martínez Abarca, Revista La Tecla 88, Revista la Tecla 88 número 6

Deja un comentario