3ae98ccd

Mi hijo empieza los estudios de piano. ¿Qué piano le compro?

 

Un año más llega el comienzo de curso y muchos padres, cuyos hijos han empezado a estudiar piano se encuentran con el dilema de la compra de un instrumento. En ese momento se enfrentan a multitud de dudas: ¿Qué instrumento comprar? ¿Qué opción tomar entre un teclado, un piano digital o un piano acústico? ¿Cuánto tiempo le va a servir? ¿Qué marcas escoger? ¿Piano nuevo, de ocasión o renovado? En este artículo vamos a intentar aclarar todas estas cuestiones.

La primera duda que tienen la mayoría de los padres es si su hijo va a terminar los estudios de piano o si simplemente se trata de un capricho pasajero. En muchos casos el estudiante no tiene  al piano como instrumento principal pero tiene la asignatura de piano complementario.

Muchos padres optan por la compra de un piano digital por su bajo precio.  Estos instrumentos sirven para comenzar los estudios pero, como muy tarde, al comenzar el grado medio, han de ser sustituidos por un acústico. Es importante que estos pianos sean de marcas reconocidas, aunque sean un poco más caros, sobretodo, porque detrás hay un servicio técnico fiable que puede responder en caso de avería del instrumento.

Muchos pianos digitales de baja gama cuando tienen problemas técnicos es prácticamente imposible repararlos porque no se encuentran fácilmente las piezas de recambio o porque el precio de la mano de obra de la reparación es mucho más elevado que el valor del instrumento.

Las ventajas del piano digital son: bajo coste, posibilidad de poder tocar en cualquier momento del día gracias a los auriculares y facilidad en el transporte. No recomendamos la compra de pianos digitales de segunda mano. Es importante saber que estos pianos envejecen mucho más rápido que los acústicos y que un instrumento con 10 años ya se considera viejo. Estos pianos, en la mayoría de los casos, están descatalogados y conseguir los recambios es a menudo difícil. Por el contrario, los pianos digitales nuevos tienen como mínimo dos años de garantía.

Algunos niños empiezan con un teclado. Nosotros no lo recomendamos. El teclado tiene solamente 5 octavas, o lo que es lo mismo 61 teclas a diferencia de las 88 de un piano. Las teclas no tienen extensión dinámica, es decir, siempre suenan con la misma intensidad independientemente de la fuerza que se aplique sobre la tecla. Además, carecen de pedal, algo imprescindible para el estudio del piano.

La otra posibilidad es el piano acústico. Aquí tenemos varias opciones:

Piano nuevo: es la mejor opción si el instrumento es de una marca de calidad. Aun así, los fabricantes producen sus modelos de gama económica en países asiáticos y a veces están muy alejados de la calidad de los instrumentos de la gama media o alta de la misma marca.

Piano de ocasión: Es un piano usado que se encuentra en su estado original. Generalmente ha tenido una pequeña reparación o ajuste. Son muy recomendables por el ahorro en el precio. El instrumento es importante que sea de una marca reconocida, que esté bien conservado tanto exterior como interiormente, que el mecanismo y el teclado se vean limpios y las piezas bien alineadas. Recomendamos la compra de los pianos de ocasión en tiendas especializadas más que a particulares. El profesional puede darle una garantía y generalmente la banqueta, el transporte y la primera afinación van incluidos en el precio. La compra de un piano a particulares en general genera incertidumbre porque estos instrumentos no tienen ningún tipo de garantía y en muchos casos el ahorro no  es muy importante si se suman los gastos de afinación y transporte.

Piano renovado: Es la opción de moda en este momento. Se trata de pianos, generalmente de marcas importantes japonesas, que han sido sometidos a una importante transformación tanto de mueble como de estructura y mecanismo. Esta ha sido realizada en China u otros países asiáticos. Estos pianos tienen un bonito aspecto y generalmente se venden  al cliente como si estuviera comprando un piano nuevo. En algunos casos el ahorro en el precio puede llegar hasta una tercera parte del valor nuevo. A veces, se ofrecen certificados de garantía de las piezas que se han sustituido en su interior.

Las renovaciones no son todas de la misma calidad aunque aparentemente lo parezca. Los certificados de garantía, en el fondo no sirven para nada si no es un buen instrumento.

Creemos que con los pianos renovados hay que ser muy cautelosos. Muchos de estos instrumentos de bajo coste fueron construidos en los años 60 y aunque como reclamo publicitario su precio se quiera comparar con el de uno nuevo, su calidad, muchas veces, no tiene nada que ver. Muchas veces  estos pianos envejecen muy rápido y en pocos años corremos el riesgo de tener un instrumento que nada tiene que ver con el que compramos. Hay que hacer una valoración individual de cada instrumento.

En resumen, a la hora de elegir un piano existen numerosas variables: precio, marca, gustos personales, etc. Lo más importante es juzgar la calidad del sonido y la pulsación de cada instrumento individualmente, más allá de su marca y de si es nuevo, usado o renovado.

Pere Expósito Barra  Afinador y reparador de pianos

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Categories: El rincón del especialista, Pere Expósito Barra, Revista La Tecla 88, Revista la Tecla 88 número 6

Deja un comentario